Follow by Email

terça-feira, 15 de janeiro de 2008

"La Chascona" de Neruda


En santiago está "la chascona" (una de sus casas) ... el alma de Neruda y Matilde también ...

en cuanto la chica que nos guiaba por dentro de ella nos contaba de como Neruda habia pensado y proyectado su casa y los objetos que la habitaban ...

senti que neruda ... jugaba con nosotros en ese momento ...

en cada cosa que miraba podia ver su presencia viva

es extraño sentir que todo tiene vida ... mismo en su ausencia corporea ...

la mesa en donde reunia a sus amigos fue algo que me impacto

ella estaba a la espera que nos sentaramos en ese exacto instante !

... las copas de cristales rojas y verdes! ... que bellas son


nos contaba la niña que a Neruda esas cosas de las copas de cristales colorido les ponia toda su intención ...

cuando estaba compartiendo con sus amigos les servia el agua en los cristeles rojos y verdes ... decia que era magico, pues el agua en los cristales coloridos se convertian en un otro sabor y se llenaban magia y poder ...

y a los que no les caia muy bien o no los estimaba de verdad, les servia el agua en las copas de cristales sin color ... era penas agua lo que les ofrecia! ... Vaya! ... este poeta pense ... siempre con la suya!


Neruda estaba presente! , no tenia dudas ...


por pequeños fragmentos de tiempo ... todo se hizo silencio ... apenas el poeta

sus botellas y cristales sus muñecas ... sus caracolas ...

y a la niña ... no se le oia su voz ...


era apenas el poeta ahora ... y su poesia ...


cuando por fin de vuelta a la realidad

me costo salir de la casa de Neruda


caminaba por la calle ... por su calle ...


mire hacia atrás ...

pude verlo sonreir suavemente con su boina gris

Adios Neruda ...

le dije bajito ...


Adios Chile ... tierra del poeta

mi tierra amada


Adios ... (me dijo el poeta)



2 comentários:

Tinta no Bolso disse...

o poeta não nos disse adeus....

LoveSick disse...

Una entrada llena de sentimientos, emociones, nostalgias y... Neruda! Aunque no me apasione sí que es verdad que nadie como él supo codificar en palabras el lenguaje de los amantes